Saltar al contenido

Día del Hornazo en Játar

1 abril, 2019

El “Día del Hornazo” en Játar, es una tradición que se celebra el Domingo de Resurrección.

El hornazo es un panecillo, hecho de masa o pan de aceite. Se le va dando la forma deseada a la masa de pan, normalmente en forma circular, situando en el centro un huevo que a su vez se sujeta con dos tiras de masa formando una cruceta.

Posteriormente se cuece el hornazo en el horno, de ahí su nombre, quedando de esta forma también el huevo cocido y duro, aunque es aconsejable cocerlo previamente en agua. En Játar, es típico consumirlo acompañado de chocolate o de salchichón casero.

La costumbre dice que hay que coger el huevo y cascarlo en la frente de algún incauto que esté desprevenido. Eso sí, hay que tener “gracia” a la hora de romper el huevo en la frente de la víctima, de forma que no se haga daño. Para ello hay que dar un golpe seco en la frente de la víctima por el lado ancho del huevo.

Lugares en Játar y alrededores para celebrar el día del hornazo.

Familiares y amigos se reúnen para pasar el día en cortijos o lugares singulares de la zona, tales como:

En los años de la postguerra, cuando la escasez de comida y recursos económicos eran grandes, los jatareños se solían reunir por la tarde en los lugares mencionados, en grupos de amigos o familiares para comerse o “gastar el hornazo”. Se solía llevar junto al hornazo un trozo de salchichón casero hecho meses atrás en la matanza, y a veces también se acompañaba con unas cuantas onzas de chocolate.

En los últimos años, y gracias a la notable mejora económica, esta costumbre se fue ampliando cada vez más y ahora en lugar de reunirse sólo por la tarde, las familias y amigos aprovechan desde por la mañana para hacer una comida en el campo en buena compañía. Por la tarde generalmente, es cuando se gasta el hornazo acompañado de chocolate, salchichón o otro tipo de viandas.

Dónde comprar el hornazo

En Játar, el lugar por antonomasia para hacerse con un buen hornazo es la Panadería Hermanos Olmos (Evelio y Juan Antonio)

Mucha gente aprovecha para encargar y comprar, además del típico hornazo, pan de aceite con pasas y nueces, que también es elaborado en el obrador de la panadería. La gente aporta las pasas y las nueces a los panaderos días antes, cuando pasan por las calles repartiendo el pan. Posteriormente les encargan las piezas de pan de aceite y hornazos que van a precisar para el gasto.