Saltar al contenido

Salar confinará a los arqueólogos que excaven en agosto en la Villa Romana y regalará bonos para sanitarios y Fuerzas de Seguridad del Estado por su labor contra el Covid-19

3 junio, 2020

El Ayuntamiento del municipio tiene previsto reabrir la Villa Romana para visitas el próximo 13 de junio

El Ayuntamiento de Salar, en el Poniente de Granada, prevé confinar en agosto a los arqueólogos que participarán en la quinta fase de las excavaciones de su Villa Romana para así extremar las precauciones contra el coronavirus.

El alcalde de Salar, Armando Moya, ha explicado que los trabajos este verano se centrarán en seguir descubriendo el mosaico de caza, del que en agosto de 2019 los arqueólogos hallaron una escena en la que figuraba el ‘dominus’ o dueño de la finca, al modo de un “héroe griego”.

También se harán catas fuera del que ha sido hasta la fecha el perímetro de la excavación, que se ampliaría en 2021, al igual que la cubierta que ha protegido los trabajos de los científicos en estas primeras fases del que es el proyecto socieconómico en el que el municipio, de unos 2.600 habitantes, sigue confiando para su desarrollo basado en un turismo sostenible.

No en vano, es el próximo 13 de junio cuando el Ayuntamiento tiene previsto, tras un cierre de unos tres meses por el estado de alarma decretado para frenar la expansión de la pandemia de Covid-19, reabrir la Villa Romana de Salar para visitas tras la crisis sanitaria del coronavirus. Así, trabaja estos días en las medidas de seguridad que contemplan las autoridades sanitarias para yacimientos.

En concreto, según ha detallado Moya, se reforzarán señalización y cubiertas, y se colocarán dispensadores de hidrogel en distintos puntos de la visita, que será de un grupo máximo de diez personas. Al principio de esta semana, ya constaban dos llamadas de visitantes interesados para estos recorridos que se programan de miércoles a domingo.

La expansión del coronavirus frenó en seco las previsiones que el Ayuntamiento de Salar manejaba respecto al número de visitantes que iban a acudir en 2020 a visitar el yacimiento de origen romano, al que en el pasado febrero, antes de que se activara el estado de alarma, llegaron 1.700 visitas.

El yacimiento de Salar ha trabajado, desde que abrió su centro de interpretación en 2015, con la fórmula de reserva previa, que ahora se refuerza de nuevo con este tipo de visitas “a demanda”, en el marco del auge del “turismo de interior” que, según ha resaltado Moya, se espera en los próximos meses.

En señal de agradecimiento, y en coordinación con el Ayuntamiento de Alhama de Granada, el municipio, en la línea de lo que están haciendo otros de la provincia para reconocer la labor de los sanitarios que han estado en primera línea contra el coronavirus, articulará un bono regalo para que ellos y miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y sus familias, puedan visitar, entre otros enclaves, la Villa Romana de Salar en agosto.

Será este mes nuevamente el escogido, según la documentación ya presentada, para la campaña de excavaciones, que este 2020 llegan a su quinta fase.

A los investigadores se les harán las pruebas de SARS-Cov-2 antes de comenzar los trabajos en agosto, con la idea de que posteriormente queden confinados en el pueblo ese mes, en el alojamiento que para ellos prepara cada año el Ayuntamiento, usando también el restaurante y otros servicios con normalidad, pero sin viajes los fines de semana.

Bien de Interés Cultural

En resolución de 6 de marzo de 2020 publicada en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), se incoó “el procedimiento para la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural del yacimiento de la Villa Romana de Salar con la tipología de Zona Arqueológica”.

Este trámite permite solicitar una serie de subvenciones, entre las que destaca la petición del 1,5% cultural al Gobierno para poder seguir desarrollando excavaciones en la zona.