Saltar al contenido

La iniciativa solidaria de Alhama de Granada recibe ya peticiones de equipos de protección de todo el país

10 abril, 2020
Se han sumado más de 500 costureras voluntarias de la provincia pero necesitan la ayuda de talleres profesionales para cortar piezas.

La asociación Marchando por Alhama se puso manos a la obra cuando la pandemia del coronavirus empezó a poner contra las cuerdas al personal sanitario y cuidadores, a quienes les costaba contar con todo el material de protección necesario. El taller de moda flamenca de Rosa Peula empezó a cortar patrones y pronto tenían ya cincuenta costureras voluntarias repartidas por toda la comarca.

Las batas, patucos y escafandras que confeccionaban llegaban directamente al hospital Virgen de las Nieves, para abastecer al personal. Era una iniciativa solidaria, pero con el paso de las horas no para de crecer. Actualmente son ya más de 550 personas las que cosen desinteresadamente los patrones que se cortan en este taller y que voluntarios reparten por todas las casas. Pero necesitan sumar más costurera y talleres que tengan mesas de corte para sacar más piezas.

Prendas con el visto bueno

Los organizadores del proyecto están desbordados por la cantidad de peticiones que les llegan de distintos puntos de España, desde distintas provincias andaluzas, el Levante, Madrid o Cantabria, donde tienen ya los patrones con los que se elaboran aquí para empezar a producirlos ellos. Esta misma semana, la plataforma logística de compras del Virgen de las Nieves les ha dado el visto bueno a esos equipos de protección (con alguna pequeña mejora), para que de alguna forma estén homologados y puedan recibirlo oficialmente en el hospital y repartirlo. Les han llegado a pedir desde este centro hasta 7.000 equipos diarios. «Hemos llegado a producir 1.600 prendas de protección en un día, pero no tenemos capacidad de hacer más si no sumamos a más talleres profesionales que tengan mesas de corte para poder sacar las piezas; necesitamos más ayuda», explica Francisco Peula, miembro de la organización. Todos los equipos que se entregan son donaciones, no se cobra nada por ellos.

La ayuda desinteresada no ha parado de crecer en estos días y han logrado también que les apoye el Ayuntamiento de la capital, que a atrvés del concejal de Seguridad Ciudadana César Díaz ha puesto a su disposición a los voluntarios de Protección Civil. También Protección Civil de Atarfe, por ejemplo.

Colaboraciones y reparto

Ellos se sencargan de recoger las piezas ya cortadas y repartirlas entre las costureras. En el colegio de Los Escolapios han puesto en marcha máquinas de ozono para desinfectar las prendas, lo que permita que estén en perfectas condiciones para su uso. Y las costureras se reparten ya por 21 municipios: desde Alhama y Arenas, a Guadix, Brácana, Granada, Santa Fe, Atarfe, Cáñar, Capileira, Jayena, Lanjarón, Salobreña…. El último equipo en sumarse hace apenas unas horas es el de la Asociación Cultural de Cofrades de la Hermandad de San Juan Evangelista de Padul y las costureras del Valle de Lecrín (150 personas más cosiendo).

Hasta el momento han elaborado ya más de 30.000 equipos de protección que se han repartido por centros de salud, residencias de ancianos, supermercados, hospitales o trabajadores de ayuda a domicilio. A la asociación se les acumulan los mensajes de agradecimiento, pero también las peticiones, que les han llegado incluso de Alcorcón, en Madrid, o de Cantabria.

El material con el que se elaboran estos equipos los proporciona una empresa de Escúzar que durante muchos días los ha cedido desinteresadamente. Actualmente, la asociación ha llevado a cabo una campaña de donaciones con la que ha recaudado 10.000 euros para sufragar la materia prima a partir de ahora. Esta empresa no les ha subido los precios, al contrario de lo que ha ocurrido con otras firmas con las que han contactado para obtener el tejido plástico, y que les reclamaban cantidades desorbitadas.

Este fin de semana volverán a entregar miles de prendas de protección a la plataforma logística de compras del Virgen de las Nieves y seguirán repartiendo miles de piezas ya cortadas para que las más de quinientas costureras sigan dándole forma a batas, patucos y escafandras.

Pero insisten, en la necesidad de sumar más manos a este proyecto y también talleres profesionales donde se puedan cortar más piezas.

Contactos

Quien esté interesado en colaborar puede hacerlo a través de los teléfonos de Rosa Peula (685169112), que es el taller que atiende pedidos para mandar piezas ya cortadas para coser. O con Juan Luis Flores (690083474), vicepresidente de la asociación Marchando por Alhama.

Origen de la noticia